Hanshakou Kôbô (Fábrica de Reflejos)

 

Exposición de Pareidolias

 

El estreno de Hanshakou Kôbô, al darse en un contexto marcado por la pedagogía, Kayoko Morimoto (Jefa de ceremonias) y Andrés Gomis, expusieron genialmente bien y de una forma muy amena y divertida las cuatro «figuras sonoras» del breve movimiento que forma parte de la macroestructura del III Movimiento Tenjishitsu (Sala de Exposiciones). Aquí tenéis el video y los cuatro fragmentos para que podáis seguirlos. Como indico en el mismo, me inspiré en el Ars Subtilior medieval, las «figuras sonoras» pertenecen al horóscopo japonés Naruto y aparecen en el siguiente orden.

Serpiente

Gallo

Caballo

Dragón

Serpiente naruto      Snake 1 jpg

Gallo Naruto        Gallo

Caballo naruto         Caballo mont

Dragón naruto           Dragón mont

 

 

POR FIN!! Hoy he estado en el ensayo de «Hanshakou Kôbô», al fin la he podido escuchar fuera de mi cabeza, genialmente interpretada por Andrés Gomis y Kayoko Morimoto. La espera ha merecido la pena…MUCHO…

Han trabajado muy duro, al detalle, reconozco que la obra no es fácil, mucho voy a tener que trabajar en «Kariatide» y «Dialéctica I» para estar a la altura. Funciona a la perfección pero en manos de quien ahora está, ¡Qué importante es contar con intérpretes de primera para sentir el climax de la satisfacción del trabajo bien hecho!

Aun faltan tres semanas para el estreno absoluto pero ahora si puedo decir que desde hoy puedo dormir tranquilo. Andrés y Kayoko han preparado un concierto excelso en donde mi «Fábrica de Reflejos» será mostrada, sin ningún tipo de duda, en todo su esplendor.

Paz espiritual POR FIN!!

Ensayo Hanshakou

Por lo que Kayoko Morimoto (la pianista de dúo Morimoto-Gomis, dedicatarios de la obra) me ha pedido un somero análisis comprensible para los chicos y chicas que asistirán el 27 de marzo al evento en la Academia de las Bellas Artes de San Fernando. He hecho lo que he podido en el corto espacio que da un programa, que sumado a mi incapacidad de sintetización y simplicación, ha supuesto todo un reto.

Fábrica de Reflejos”

(Hanshakou Kôbô)

https://alfonsortegalozano.wordpress.com

Obra de Alfonso Ortega Lozano (©2015-16)

* Algunas indicaciones para concierto pedagógico

En otras materias primas artísticas, lo estable, lo concreto, lo físico, deleita los sentidos durante el tiempo que el sujeto desea, éste sabe que está ahí, que es palpable, que puede “tocarse”, que la experiencia estética puede ser física, muchas veces esa necesidad de asir esa obra eterna nos hace creer que el contacto real nos la hace un poco nuestra. Sin embargo existe otro material, está presente pero es fugaz, inabarcable, intocable, aparece ante el sujeto, vuela frente a él o por dentro de él, el material le “toca” a él pero es imposible el proceso inverso, puede recorrerle sin perder ninguna propiedad, se adapta a cualquier superficie y a pesar de esto, nunca pertenecerá ni de lejos al sujeto. El paradigma de ese inasible, inalcanzable material es el sonido, pero en algún lugar, alguien ha conseguido “domar” la luz, crea formas con ella de tal manera que las puede hacer crecer, desarrollarse, envolverse en sí mismas o expandirse hasta lo imposible. El material de la que se forma la figura artística comparte la imposibilidad de apropiación del sonido, pero este, aun “no existiendo”, puede contemplarse en sus diferentes fases de esplendor, tanto es así que, por el hecho de parecer estar pero no estar, la necesidad de tocarlo se eleva a la enésima potencia. Son reflejos, estructuras espectrales de luz de las más diversas formas, que en una fábrica recóndita de Japón han conseguido cultivar y exponer para el deleite de toda alma sensible. Uno debe de estar realmente preparado para guardarse del anhelo infinito de posesión que despiertan estas formas imposibles que flotan en el aire sin aviso de comienzo o final, pueden llevar a la locura, de tal modo que, incluso las almas, no dudan en abandonar el cuerpo del “anhelante” y zambullirse en la dorada exposición, algo que los “fabricantes” saben y no dudan en utilizar como materia prima para su futura producción.

Cada uno de los movimientos describe las características funcionales de las tres salas que conforman la “Fábrica de Reflejos”:

  • Sala del Generador (Hanshakou Generator): en ella se sitúa el Generador de Reflejos, mecanismo donde confluyen materiales celosamente guardados entremezclándose siguiendo las pautas de una fórmula que sólo los “fabricantes” conocen. Es el lugar donde se crean y pulen los reflejos.

  • Sala de Recolección (Shukakushitsu): donde permanecen en un estado de letargo, consolidación y crecimiento a cargo de almas femeninas infinitas dotadas de una sensibilidad sobrehumana, son los únicos entes cualificados para poder tocar y modelar los reflejos.

  • Sala de Exposición (Tenjishitsu): es la sala museo, una vez recolectados los reflejos son expuestos al público, donde los “fabricantes” toman las almas de los “anhelantes” para la siguiente remesa.

Como material sonoro cada movimiento se despliega dentro de uno de los modos tetracordales japoneses, de la siguiente manera:

  • Hanshakou Generator en modo “Ritsu”,

  • Shukakushitsu en modo “Yô”,

  • Tenjishitsu en modo “In”,

polarizando y elaborando cada modo, con sus notas auxiliares añadidas, desde los cinco sonidos del sistema japonés: Kyû-Shô-Kahu-Chi-U.

Sobre cada uno de estos sonidos se desarrolla uno de los modos especificados siguiendo variaciones y elaboraciones de las células rítmicas del canto Shômyô como son: Oshi-dashi (empujando), Yuri (ondulación), Yuri-age (ondulación ascendente), Utsuri (transición) y Mono-ori (descenso auténtico), con fórmulas secundarias como Tare, Sugu, Cubi-Dashi ó Moro-Ori, estas dos últimas como células desinenciales de las anteriores.

En Tenjishitsu además se emplean las once construcciones armónicas del Órgano de boca (Shô).

La estructura formal intenta mantener la lógica discursiva de la estética japonesa Jo-Ha-Kyû – Introducción-Ruptura-Rápido.

En cuanto a la disposición espacio temporal de los compases y los periodos morfosintácticos, los dos primeros movimientos siguen las estructuras morfológicas de dos de los poemas japoneses más comunes.

Hanshakou Generator

Chôka – Poema Largo (5 – 7 – 7 – 5 y derivados)

I) a) 5 – 7 – 7 – 5 / b) 5 – 5 – 7 (nexo) /

II) a) 5 – 5 – 7 / 5 – 5 – 7 (nexo) / b) 5 – 5 – 7 (3 grupos)

III) a) 5 – 7 – 7

Coda) 5

Shukakushitsu

Tanka – poema corto derivado del final de Chôka (5 – 7 ó 5 – 7 – 7)

(5 – 7) 6 grupos + (5 – 7 – 7) 1 grupo

Tenjishitsu

Forma libre para el tercer movimiento con una disposición de compases derivada de los dos anteriores 5 – 7 – 5 (7 – 7).

  1. Entrada en la sala (45”) (Pomposo)
  2. Volátil (1’) (Rápido, ágil)
  3. Pareidolia (1’) (meno mosso)
  4. Frío (1’) (tenutto e espressivo)
  5. Acuoso (1’) (con motto accel.)
  6. Refulgente (1’) (muy violento y muy contrapuntístico)

  7. Remanente CODA desinencial.

Algunas peculiaridades puntuales de los movimientos:

Hanshakou Kôbô es una pieza descriptiva, de esta forma en Hanshakou Generator podemos encontrar una evolución discursiva adaptada con rigurosidad al principio de desarrollo discursivo Jo-Ha-Kyû – Introducción-Ruptura-Rápido. Comienzan saxo y piano exponiendo un sonido repetitivo, a diferente velocidad evocando el monótono zumbido del generador mientras trabaja en la elaboración de reflejos. Pronto ese zumbido se ve interrumpido por los primeros y brevísimos reflejos que el generador crea, surgen relampagueantes, cada vez más definidos y extensos.

En Shukakushitsu entramos en un entorno completamente contrastante, tras desplazar la cortina (piano) y traspasar el umbral de la fría sala del generador, nos adentramos en un espacio donde los reflejos permanecen y desarrollan, concretando su forma final entre las manos de las almas femeninas eternas que los cuidan y seleccionan. El proceso de maduración de los diferentes reflejos se producen a temperaturas terriblemente elevadas (saxo y saxo preparado, nunca antes utilizado) donde la propia estructura sub-atómica de los reflejos con cierta corporeidad entran en una fase de constante resistencia a reafirmar su doble naturaleza.

Finalmente, en la sala de exposiciones Tenjishitsu la idea preliminar es la consecución de una disposición espacio-temporal similar a los “Cuadros de una exposición” de Mussorgsky. El movimiento es en sí, un microcosmos, formado por otros seis micromovimientos que ya antes he expuesto. Como elemento más destacado podemos centrarnos en el tercero de ellos “Pareidolia”. En la partitura pueden observarse, dibujados mediante estructuras sonoras (a modo del “Ars subtilior” medieval), cuatro de los doce animales del horóscopo japonés “Naruto”: la Serpiente, el Gallo, el Caballo y el Dragón, respectivamente.

La obra termina con una pequeña coda denominada “Remanente”, para sentirla, uno debe cerrar los ojos y dejar que los reflejos que más influencia han ejercido en la sensibilidad subjetiva sigan centelleando en el anverso de los párpados, es el instante donde los “fabricantes” recolectan las almas anhelantes para la siguiente exposición.

https://alfonsortegalozano.wordpress.com

Alfonso Ortega Lozano ©2017

Hanshakou Kôbô (Fábrica de Reflejos)

Tenjishitsu (Sala de exposciones) entregado hoy día 10 de enero, eso significa que Hanshakou Kôbô está terminada definitivamente. El montaje de la obra va a llevar su tiempo, su complejidad es importante, al igual que ha sido su elaboración durante casi cuatro meses, pero ha sido un trabajo concienzudo con un contacto ininterrumpido con los intérpretes por lo que su estreno va a ser (quiero pensar) muy celebrado por todos.

Dejo aquí su portada, la de la obra terminada y un detalle de un momento interesante, de uno de sus cinco micromovimientos «Pareidolia» donde el fraseo, siempre amalgamado de ambos instrumentos, crean formas muy evocadoras, esto que denomino «imágenes sonoras» tienen su aquel…, no es nuevo, su origen se remonta a varios siglos atrás, a una época muy manierista de la escritura, pero me parece una idea muy interesante sobre todo si tiene un resultado sonoro válido e inequívoco, conseguir esto es complejo, paciente y sobre todo muy autocrítico en lo que se hace, al fin y al cabo es sustituir los pinceles por los sonidos… y ya que la materia prima y el fundamento de la obra es japonés, sirva como guiño ideogramático también…

Comencemos ahora con su análisis, esto me va a llevar tanto tiempo como la propia obra pero el esfuerzo invertido en la obra y el mastodóntico que queda por invertir, por parte de WASEI 和西 DUO, Kayoko y David, lo merece!!

Tenjishitsu 展示室 (Guión)
Snake 1 jpg
Serpiente naruto

Hoy, ya 12 de noviembre de 2015, he entregado al fin el segundo de los tres movimientos que conforman esta nueva obra encargada por el WASEI 和西 DUO. David Hernando Vitores y Kayoko Morimoto están trabajando ya en ella desde hace días, lo que nos une sin duda es la tremenda ilusión que nos invade a todos con este proyecto en el que estamos invirtiendo todas nuestras fuerzas. Mañana comienzo con el tercer movimiento «Tenjishitsu» (Sala de Exposiciones). A toda máquina!!

Aquí expongo las portadas y algún detalle de los dos primeros movimientos. «Hanshakou Generator» (Generador de Reflejos) y «Shukakushitsu» (Sala de Recolección). En este último se puede observar (en la página 11 que expongo) parte de la sección II donde David Hernando debe ejecutar la pieza con dos saxos simultáneos, el saxo Alto está preparado, tecnica ideada por mi para esta obra (mediante unos artilugios de mi invención) y así lo hará David en los directos.

Shukakushitsu 収穫室 (detalle).jpg

shukakushitsu-portada

portada-definitiva

Hanshakou Generator (Guión) 反射光ジェネレーターPag 12 Hanshakou

Crítica Audioclásica por Raúl Jiménez
https://www.audioclasica.com/2017/03/27/27-03-2017-un-ejemplo-de-honestidad/
Anuncio publicitario