LOS SUEÑOS QUE VIVES SON UN TESORO NO LOS EXPONGAS

Publicado: marzo 21, 2021 en Formación Musical

LOS SUEÑOS QUE VIVES SON UN TESORO NO LOS EXPONGAS

Dejar de construir sueños ajenos y vivir más intensamente tu realidad formada por sueños conseguidos, es uno de los cimientos de la felicidad, esa que está formada por los ladrillos que fueron sueños supuestamente inalcanzables en su momento. Es extremadamente importante lograr entender que porque se hayan cumplido no pierden su valor, más bien todo lo contrario, si uno se centra en vivirlos como merecen, con la misma intensidad del anhelo que se sentía cuando se perseguían, en lugar de convertirlos en meras metas mundanas y obsoletas porque ya son su día a día, no estará expuesto jamás al peligro constante de que alguien pueda despertarle del sueño, ya que lo vive despierto y de hecho es su realidad.

Si deseas algo con todas tus fuerzas y lo cumples, cosa que no es nada fácil, no seas tan estúpido de ponerlo en una estantería con el resto de trofeos conseguidos a lo largo de tu vida, porque al final terminarán desapareciendo también sin que te des cuenta, los sueños conseguidos necesitan ser alimentados todos los días y cuidados con esmero. Los sueños ajenos nunca serán los tuyos, que no te los sustituyan o te los roben, no seas imbécil.

De pronto un día o un acontecimiento consigue recuperar una certeza de la amnesia de lo que parece convertirse en rutina, ocurre cuando los sueños se abandonan en el estante y son devorados por los ejércitos de ácaros de la frustración y la estulticia, pierden su resplandor y tu interés, entrando voluntariamente uno mismo en una vorágine de suicidio a manos de la intromisión espuria, ocurre en el amor, en la profesión, en la forma de respirar la vida.

Los sueños del pasado una vez convertidos en la realidad del presente no deben considerarse bajo la cotidianidad o te estarás autodestruyendo de manera irreversible. Es bueno ser capaz de abstraerse, hacer una visión objetiva de un momento, en un día, para darte cuenta de lo infinitamente idiota que se puede llegar a ser a veces.

Persigue tus sueños y si tienes la inusual «suerte» de conseguirlos no los abandones o los expongas, recuerda lo que te costó conseguirlos, lo que necesitabas vivirlos cuando no estaban y el valor incalculable que aún y siempre poseerán, no seas imbécil. Al resto, buscaos la vida.

Después me acusan de aislarme y de ser un ermitaño empedernido, además de «advertirme» de que eso no es bueno, cuando realmente ni vivo aislado, sino con los míos, con los que una vez soñé, y poseo una estantería repleta de sueños que están esperando desde hace tiempo a que les saque el brillo merecido que una vez tuvieron y que yo mismo les otorgué antes de convertirse en mi realidad. Qué coño sabrán de la vida de uno cuando no son capaces ni de conocerse o soportarse a sí mismos.

Hagámoslo, abandonemos la idiocia de la dinámica de la obsolescencia onírica al que un mundo estúpido te somete.

La nostalgia es un veneno siempre, la empatía, si no se aprende a dosificar también, además puede llegar a ser mortal.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s